CAMPO VIVO PRESENTA SUS TOSTADAS HORNEADAS DE MAÍZ

Empresas

La empresa de productos orgánicos, Campo Vivo, presenta su nueva línea de tostadas horneadas elaboradas con maíz 100% mexicano. Esta labor se realiza en conjunto con campesinos de la cooperativa Marku Anchekoren, de la Meseta Purépecha, en Michoacán.

Fundada en 2007, Campo Vivo ha trabajado desde entonces a partir de los conceptos de “Solidaridad, Sustentabilidad y Calidad”. Con una línea de comercialización que actualmente incluye 150 productos orgánicos en más de mil puntos de venta en todo el país, Campo Vivo lanza sus variedades de tostadas horneadas de maíz blanco, maíz azul y totopos de maíz blanco y azul.

“Son tostadas sin gluten, con solo 32 calorías por pieza. Son altas en fibra y procesadas sin conservadores ni grasa añadida, y por supuesto sin transgénicos. Se trata de maíz orgánico y mexicano, cultivado por campesinos michoacanos de comunidades de Paracho, Cherán, Nahuatzen, Zacapu y Uruapan, entre otras. Es también una vía para proteger las variedades de maíz ancestrales (chalqueño, purépecha, mushito y cónico azul) y cuidar el patrimonio mexicano”, explica Mateo Dornier, ingeniero agrónomo fundador de Campo Vivo.

Mateo subraya que la nixtamalización es un proceso indispensable para obtener una masa maleable; sin embargo cada día en México se consumen más de 14 millones de litros de agua para realizar esta labor.

En el caso de las tostadas horneadas de Campo Vivo, el maíz utilizado proviene de un proceso de nixtamalización patentado que reduce en un 90% el gasto de agua potable y permite conservar más nutrientes.

“Los ingredientes de nuestras tostadas solo son harina de maíz nixtamalizado orgánico y sal de mar. No hay ningún ingrediente adicional en la preparación. Uno de nuestros objetivos es ofrecer un producto sano en un país donde 82 % de las familias incluye tortillas en su dieta diaria y en donde cada persona consume entre 300 y 500 g de maíz al día”, indica.

De igual modo, uno de los intereses prioritarios es el apoyo al campo mexicano, generando nuevamente la confianza en la rentabilidad del cultivo del maíz y su producción local. México importa más de 16 millones de toneladas de maíz al año y actualmente es considerado como el primer importador de maíz mundial. El 90% de las importaciones de maíz proviene de Estados Unidos.

Expresión de los sabores ancestrales de la cocina en México, el maíz utilizado en las tostadas horneadas de Campo Vivo procede de la tierra que ha sido referente en el nombramiento en 2010 de la gastronomía mexicana como Patrimonio Intangible de la Humanidad, de acuerdo con la Unesco.

Así, Campo Vivo hace alianza con productores comprometidos en cultivar frutas y verduras frescas orgánicas, sin el uso de productos químicos, siempre con la visión de cuidar su recurso más preciado: el campo.
“Tengo 87 años y sigo sembrando maíz criollo blanco y azul. Nunca dejaré de trabajar mi tierra”, expresa Agripino Valencia Valdez, productor de la comunidad de Turícuaro, en Nahuatzen, Michoacán.