XCARET INFORMA LOGROS EN PROTECCIÓN DE ESPECIES AMENAZADAS

Turismo

En un reciente informe de BirdLife International se confirmó que el popular guacamayo azul (Cyanopsitta spixii) que inspiró la película “Río” ha sido declarado extinto, mientras que el nacimiento de una guacamaya roja (Ara macao cyanóptera) en la reserva de Nanciyaga, en Los Tuxtlas, Veracruz, coloca a México en un sitio privilegiado en los esfuerzos de reintroducción de especies en peligro de extinción, pues este logro se suma a los exitosos resultados obtenidos en los últimos años con el lobo mexicano (Canis lupus baileyi) y el cóndor de California (Gypnogyps californianas), aseguró Rodolfo Raigoza Figueras, Director de Conservación de Experiencias Xcaret.

El especialista afirmó que junto con el proyecto del cóndor de California, en Baja California, el de la guacamaya roja son dos programas exitosos de reintroducción de aves nacidas bajo cuidado humano, en el que se ha logrado la procreación en vida silvestre. Después de 50 años de haberse extinto en la zona y gracias al esfuerzo de instituciones, organizaciones y la comunidad, nació el primer polluelo de guacamaya roja en la reserva de Nanciyaga, en Veracruz. Los padres de la cría nacieron en el parque Xcaret, de Quintana Roo, y forman parte de los 242 ejemplares llevados a repoblar las selvas de Chiapas y Veracruz, a partir de 2013, reveló Raigoza Figueras.

Aseguró que el nacimiento en la reserva de Los Tuxtlas, en Veracruz, sienta el precedente de que sí es posible salvar a la especie de la extinción, pues uno de los objetivos más importantes en un programa de reintroducción es la reproducción de la población que ha sido llevada a su hábitat original. “Los especialistas involucrados en el proyecto no tenían la certeza del tiempo que tomaría que las guacamayas pudieran convivir en pareja, reproducirse, obtener crías y participar en su cuidado. Todo eso ya sucedió en Nanciyaga y eso sienta un enorme precedente en el esfuerzo por sacar a la especie del peligro de extinción”, aseguró el especialista.
El polluelo ya cumplió 3 meses de edad. “Los padres lo alimentan e interactúan con él y a pesar de que hay muchos obstáculos y hay depredadores, está sano, fuerte y próximo a salir del nido” dijo por su parte Karol Sepúlveda, quien tiene a su cargo la Coordinación de Conservación de Xcaret.

Gracias a la tecnología, mediante la instalación de una cámara especial, el polluelo de guacamaya roja es monitoreado constantemente para observar cómo evoluciona su crecimiento. Todo sucede gracias al trabajo colaborativo del Instituto de Biología de la UNAM, la Reserva Nanciyaga y voluntarios de la zona interesados en contribuir al éxito del programa.

“La gente de Catemaco ya ve con orgullo a las guacamayas y expresa con entusiasmo que hayan regresado, y no sólo eso, la están adoptando en la cultura local”, señaló por su parte Patricia Escalante, investigadora del Instituto de Biología de la UNAM, quien ha liderado el proyecto en Veracruz en los últimos años.

Cabe señalar que la labor va acompañada de acciones de sensibilización en las comunidades cercanas a la reserva, para que se respete a la especie que ha retornado sus hábitats originales, entre las que se incluyen talleres de educación para la conservación dirigidos a niños y jóvenes de la región.

La reintroducción de la guacamaya roja a las selvas de México tiene como sustento el exitoso programa de reproducción iniciado por parque Xcaret en 1994. Gracias a los esfuerzos realizados en los últimos años está a punto de duplicarse la población de guacamaya roja en vida silvestre que había en 2013, lo que se prevé suceda en los primeros meses de 2019.

Checa el video aquí: https://youtu.be/x0EiJXfqJdc