EN MÉXICO SOLO 53% DE DIABÉTICOS TOMAN MEDIDAS PARA EVITAR COMPLICACIONES

Salud

En el marco de la Segunda Cumbre de Diabetes y Enfermedades Cardiovasculares, organizada por Sanofi en la ciudad de Mérida, Yucatán, expertos hablaron sobre los retos que se enfrentan con estos padecimientos, los cuales son los principales problemas de salud pública en nuestro país. En la actualidad 11.5 millones de personas viven con diabetes en México, sin embargo, el 46.4 por ciento de éstos no realiza alguna medida preventiva para retrasar o evitar complicaciones.

El inicio a edad temprana de la diabetes es más frecuente en México que en cualquier otro país, por lo que es necesario un control riguroso de la enfermedad para prevenir o retardar el desarrollo de complicaciones, y que las personas que la padecen puedan tener más años de vida sana y activa.

Rafael Campuzano, profesor de la cátedra de endocrinología en la facultad de medicina Dr. Ignacio Chávez de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, mencionó que “en México aún hace falta crear consciencia en los pacientes con diabetes y modificar su estilo de vida, ya que solo el 53 por ciento de los mexicanos que viven con este padecimiento toman medidas para evitar complicaciones. Únicamente el 24 por ciento entiende la importancia de cambiar los hábitos alimenticios y únicamente el 1.8 por ciento concibe el ejercicio como parte del manejo del padecimiento”.

Los pacientes pueden tardar hasta 11 años en comenzar un tratamiento con insulina. Al momento de que la persona que vive con esta condición recibe insulina, logra un mejor control de su enfermedad y disminuye el riesgo de complicaciones crónicas. Es necesario que el médico eduque, convenza e instruya al paciente en el uso de insulina, ya que se ha demostrado que la insulinización es el tratamiento que reduce en mayor proporción los niveles de hemoglobina glucosilada.

Contar con un equipo multidisciplinario de diabetes, que incluya un médico endocrinólogo, un educador en diabetes, un dietista registrado y un psicólogo o trabajador social, es esencial para comprender la enfermedad y los cambios que se requieran. Además del control de la glucemia, se debe de incluir medidas preventivas para evitar complicaciones.

Por su parte, Felipe Aguilar, gerente médico de Sanofi Pasteur, destacó que “el paciente con diabetes debe tomar medidas como es la vacunación contra la influenza, ya que tiene tres veces más probabilidades de ser hospitalizadas y seis veces más de morir”. Tan solo en la pasada temporada invernal, uno de cada tres personas que murieron por influenza presentaban diabetes y el 95 por ciento de ellos no estaba vacunado, agregó.

El director del Instituto Jalisciense de Investigación en Diabetes y Obesidad, Guillermo González, destacó que “existen múltiples opciones terapéuticas para el tratamiento del paciente con diabetes tipo 2, cuya selección dependerá de las características de la enfermedad, causas, progresión, severidad y presencia de comorbilidades”.

“Un ejemplo de ello es la insulina glargina U300, la cual es el nuevo estándar de oro de la insulina basal, ya que permite tener control glucémico hasta 36 horas y menor riesgo de hipoglucemia nocturna, proporcionando un perfil más estable que la insulina tradicional”, añadió el especialista.

Por otra parte, para pacientes que no han sido controlados, está disponible la sinergia de insulina glargina con lixisenatida, misma que provee un control glucémico integral, ya que incide sobre la glucosa basal y también sobre la postprandial (nivel de glucosa después de alimentos). Esta sinergia tiene un beneficio en la regularización de peso, sin incremento de hipoglucemia y menos eventos adversos gastrointestinales que sus componentes por separado, lo cual lleva a los pacientes a alcanzar sus metas terapéuticas.