IBM TRANSFORMARÁ ETAPAS DE LA CADENA DE SUMINISTRO EN LOS PRÓXIMOS 5 AÑOS

El gigante azul como se le conoce a la firma neoyorquina, IBM, presentó las cinco innovaciones que cambiarán al mundo en los próximos cinco años.

En cinco años, la población del planeta llegará a más de ocho mil millones. Nuestra compleja cadena alimentaria, ya estresada por el cambio climático y un suministro de agua limitado, se resentirá aún más. Para satisfacer las demandas de este futuro superpoblado, necesitaremos nuevas tecnologías y avances científicos sobre la seguridad e inocuidad de los alimentos.

Por esto, los investigadores de IBM de todo el mundo ya están trabajando en cinco soluciones en cada eslabón de la cadena alimentaria. Desde ayudar a los agricultores a maximizar los rendimientos de los cultivos, frenar enfermedades por alimentos, hasta formas de reutilizar el plástico.

“Con estás cinco innovaciones IBM ratifica su compromiso en el desarrollo de la tecnología en beneficio de la humanidad, para atacar problemas de salud y medio ambiente en el mundo. Asimismo, ayudar al agricultor a maximizar su rendimiento, al consumidor a prevenir enfermedades y al medio ambiente a reutilizar el plástico” aseguró Eduardo Gutiérrez, gerente general de IBM México.

Las innovaciones: Los dobles digitales de la agricultura ayudarán a alimentar a una población creciente utilizando menos recursos, una vez que para finales de siglo la población de la tierra aumentará en un 45 por ciento, mientras que las tierras cultivables disminuirán en un 20 por ciento.

Dentro de los próximos cinco años, utilizando la inteligencia artificial podremos usar estos datos para pronosticar con precisión los rendimientos de los cultivos.

Blockchain evitará que se desperdicie más comida, una vez que un tercio de la comida producida en el mundo se desperdicia antes de ser consumida. Según cifras del Banco de México, en el país se desperdician alrededor de 20.4 millones de toneladas de comida al año.

Club de cultivo: Mapear el microbioma nos protegerá de las bacterias malas. Anualmente las enfermedades transmitidas por alimentos tienen un costo médico de nueve mil millones de dólares.

Dentro de cinco años, los inspectores de seguridad alimentaria de todo el mundo adquirirán una nueva herramienta: la capacidad de usar millones de microbios para proteger lo que comemos. Los investigadores de IBM están combinados big data y microbiología, para recopilar una enorme base de datos de genomas.

Detectives del plato: Los sensores de inteligencia artificial detectarán los patógenos transmitidos por los alimentos en el hogar como la salmonelosis, que es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más comunes y ampliamente extendidas. Según la OMS afecta anualmente a decenas de millones de personas de todo el mundo y provoca más de 100 mil defunciones.

Los sensores funcionarán a través de una aplicación de smartphone y de esta forma detectar bacterias aproximadamente 75 veces más pequeñas que un cabello humano, lo que permite a todos los eslabones de la cadena alimentaria incluso consumidores detectar la existencia de bacterias como E. coli o Salmonella dañina antes de que se convierta en un brote.

Cirugía plástica: un nuevo proceso de reciclaje radical dará nueva vida al plástico viejo, una vez que cada año, ocho millones de toneladas de plástico son arrojadas al mar.

VolCat, un proceso químico catalítico que digiere ciertos plásticos en una sustancia que puede ser devuelta directamente a las máquinas de fabricación de plástico