¿QUÉ LES PASA A LOS PACIENTES CON ARTRITIS REUMATOIDE O LUPUS SI NO MANTIENEN SU TRATAMIENTO?

¿que-les-pasa-a-los-pacientes-con-artritis-reumatoide-o-lupus-si-no-mantienen-su-tratamiento1.jpg

Las noticias sobre los estudios clínicos con hidroxicloroquina para el manejo de COVID-19 detonaron una demanda sin precedentes de este medicamento, lo que ocasionó el desabasto generalizado en México y puso en riesgo el tratamiento de los pacientes que han usado esta terapia históricamente bajo las indicaciones aprobadas, que son artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico y discoide o malaria (paludismo).

Este escenario generó gran preocupación en los pacientes, pero también entre nosotros, los que trabajamos en Sanofi, pues nuestra prioridad es que las personas tengan acceso a su tratamiento.

La hidroxicloroquina es un medicamento que, dentro de sus diferentes mecanismos de acción, tiene efectos antivirales e inmunomoduladores, motivo por el cual está siendo investigado como un tratamiento contra los síntomas de la enfermedad que causa el COVID-19. Aunque esta noticia es muy alentadora ante el embate mundial de la pandemia, actualmente no hay suficiente evidencia científica que confirme que la hidroxicloroquina pueda ser usada con seguridad y eficacia para tratar a los pacientes con COVID-19.

La artritis reumatoide y lupus eritematoso no tienen cura. Únicamente es posible controlar los síntomas a través de un tratamiento permanente. Si un paciente que deja de tomar su medicamento puede presentar recaídas o una progresión de la enfermedad, con daño a los órganos y/o articulaciones.

Al comprar sin prescripción médica un tratamiento como la hidroxicloroquina, la demanda de este producto aumenta sin control y genera un desabasto que pone en riesgo a los pacientes que necesitan de este medicamento para tener una buena calidad de vida. Además, los pacientes que deciden automedicarse pueden poner en riesgo su salud, al enfrentarse a efectos secundarios que requieren de supervisión médica regular.

Durante la pandemia, los pacientes con enfermedades crónicas, como son las personas con artritis reumatoide o lupus, deben estar más protegidos que nunca para evitar que en caso de ser contagiados con el virus, su condición llegue a un estado crítico.

Por ello, en Sanofi hemos redoblado esfuerzos para restablecer el abasto de la terapia a estos pacientes, gracias al compromiso de nuestros colaboradores en nuestra planta de producción de medicamentos en Ocoyoacac, en el estado de México.

Además de reiniciar el abasto a las farmacias progresivamente, hemos abierto un nuevo canal de distribución, con un programa de pacientes exclusivamente para quienes sufren de artritis reumatoide, lupus o malaria, para que puedan recibir el medicamento en casa durante esta contingencia.

Nuestros esfuerzos están enfocados en proteger a nuestros pacientes.
Esperamos superar juntos esta contingencia y desde aquí aprovecho para hacer un llamado a la comunidad médica y al público en general para estar atentos a las indicaciones de las autoridades de salud, evitar caer en pánico y siempre pensar en el bienestar de quienes nos rodean, especialmente, de los más vulnerables, para evitar dejarlos desprotegidos.

Autor: Dr. Antonio Loaeza, director médico de Sanofi México.

Written By
More from Vision Global

TUPPERWARE MUESTRA NUEVOS PRODUCTOS PARA CONSERVAR EL ALIMENTO DE TUS MASCOTAS

Las familias reciben de sus mascotas siempre agradecimiento y cariño, por lo...
Read More