EMPRENDEDORES INAUGURAN INNOVADOR RESTAURANTE QUE COMBINA COCINA CHINA, JAPONESA Y MEXICANA

En el corazón de la colonia Juárez, en la capital del país, espacio del Centro Histórico, se presentó una propuesta auténtica para quienes buscan darle aventuras al paladar. Se trata de una reinterpretación de lo mejor en la cocina japonesa, china y mexicana, bajo el nombre de Kiss Kiss.

La idea de los creadores es una armonía entre el ambiente y la cocina, ya que todo el diseño fue planeado en conjunto para que la sensualidad y espíritu exótico del lugar explote también el sentido del gusto cuando lleguen a la mesa las creaciones de los chefs Leonardo y Ernesto, quienes hacen del frijol, maíz y aguacate el guiño más exuberante entre ingredientes puramente asiáticos.

La arquitectura de Kiss Kiss estuvo a cargo de Rodrigo Sotelo, quien encontró en la herrería, concreto e intervenciones de pinturas de artistas mexicanos un concepto urbano y chic, sin pretensiones.

Te sorprenderás porque al entrar, la protagonista es una barra central rodeada de columpios, desde la cual tendrás dominado el espacio mientras disfrutas la sección de mixología. Los platillos y cocteles desfilan en una sincronizada perfección, la cual se logró con la experiencia de los socios Galia Puszkar y Francisco Álvarez.

“No queremos competir con restaurantes chinos o japoneses, lo importante es que nos asumimos mexicanos, nos gusta la comida asiática y la presentamos como a nosotros nos gusta. Buscamos que el lugar fuera poco convencional y que la propuesta mostrara esta dualidad y esta fusión”, explicaron los creadores del concepto.

En la calle de General Prim 95, algunas de las deliciosas apuestas son la poco tradicional Ensalada Kari Kari con kale, acelga, espinacas, vinagreta de la casa, maíz, aguacate y bambú. Como oferta para quienes prefieren lo vegano llega el Ramen de Frijol; aunque si buscas explosión en el paladar se sirven las tostadas de won ton con una base de puré de frijol y por encima atún macerado con salsa ponzu, jengibre, aguacate y col morada encurtida. El cierre será espectacular con un Créme Brûlée de Matcha. ¡Buen provecho!